No podemos ser calderetas viejas

En esta fiesta tan importante para la iglesia como es pentecostes, nosotros los músicos católicos debemos, no sólo sabernos cantos del Espíritu Santo, sino también saber orar y transmitir su bendición.

Un dicho popular costeño que reza “no podemos ser calderetas viejas” precisamente hace referencia a que sonar bien no es lo único que importa. Nuestra labor va mucho más allá que tener un ministerio que practica y que cuando interpreta, es agradable al oído de la persona (pues esto sería lo mínimo, sino habría que buscar otro ministerio como el de lectura, por ejemplo).

Y cuando se trata de esta labor, debemos tener una preparación, no sólo en la parte técnica (que es muy importante) sino también en el ámbito espiritual y de oración. En esta clínica del músico les traemos unos tips para aprovechar todos los recursos que nos brinda el Espíritu Santo para ser músicos de Dios.

Aquí algunos TIPS:
1. Abandonarse en las manos de Dios. Cuando se ora, se puede hacer de diferentes maneras, una de ellas es reconocer que sin Dios no somos nada y al renunciar a tus propias fuerzas para unirte con las de Dios, todo se hace posible, pues es Jesús quien, a través de ti, logra llegar a las personas.

2. Pedir siempre la asistencia del Espíritu Santo. Dios es quien da los dones y a nosotros nos corresponde dar frutos, pero si no se hace presente quien te los dio, ¿Qué sentido tiene hacer una buena obra en su nombre? Recuerda que el artista de Dios no se muestra a sí mismo.

3. Creer que eres canal de bendición. Muchas veces se nos olvida que fuimos escogidos por Dios para servirle y que podemos ser agentes que muestren la misericordia y el amor del Señor. Esto se logra si hacemos como Pablo: ya no vivo yo, sino Cristo quien vive en mí. Ojo, es a través de la música pero también del testimonio de vida.

4. Conectar a la gente con Dios. Si no hacemos que las personas lleguen a los pies del Señor, entonces podemos comprar una grabadora con un CD de alabanza, animación y oración cantada que tiene hasta mejor impacto que nuestro ministerio.

5. Fidelizar. Entendamos que las personas no nos siguen a nosotros sino a Jesús, así que nuestro fin, además de conectarlos en el momento, es que se queden con Él y vivan la fe como la vivimos nosotros. Si logras llevar al menos a un alma a quedarse con Dios, entonces has logrado mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.